Vasectomía

¿Planificación familiar? Existe una alternativa sencilla, cómoda y rápida en la que un varón puede definir su potencial de fertilidad a futuro, especialmente si ya es padre de familia: la vasectomía

¿Desea más información sobre la vasectomía?




¿Qué es la vasectomía?

Es el procedimiento quirúrgico en el que se corta un pequeño segmento de los conductos deferentes. Estos “tubos” conducen los espermatozoides desde los testículos a la vía eyaculatoria. Al llegar allí se unen con el líquido producido en la próstata y alojado en las vesículas seminales. De esta manera, conforman el líquido blanquecino que los hombres eyaculamos. Al hacer esta cirugía, el hombre deja de tener espermatozoides en su semen.

Vasectomía: para qué?

La decisión de no tener más hijos es una conducta muy personal, aunque auspiciada en gran parte por la pareja. Incluso hay varones que sin haber procreado, resuelven mandarse a hacer la vasectomía. Respetable, por cierto, por ejercicio del libre albedrío. Sin embargo, la gran mayoría de los hombres en los que se obra esta cirugía lo hacen por responsabilidad. Compromiso con los hijos que ya tienen, sacarlos adelante, brindarles una mejor calidad de vida. Tener dominio de su potencial de fertilidad a diferencia de generaciones anteriores.

Vasectomía: algún perjuicio?

En absoluto. Existe la creencia que esta cirugía conduce a aumento de peso, disminución del deseo sexual, disfunción eréctil, perjuicio emocional o cognitivo. Incluso se ha dicho que el varón deja de ser hombre, para colmo, que se le cae el pelo. De acuerdo a la evidencia científica, y la experiencia médica, no existen pruebas que den fe de lo anterior. Cuentos y mitos de la gente en la calle.

Vasectomía: ¿cómo se hace?

Este acto quirúrgico lo practica un urólogo en sala de procedimientos. Se suele efectuar bajo anestesia local. No obstante, se puede realizar bajo anestesia general. Se realiza una corta incisión en el escroto y se disecan los conductos deferentes. Posteriormente se ligan, se cortan y se cauterizan. Finalmente se separan entre sí interponiendo una franja de tejido entre ellos. El paciente retorna el mismo día a su casa con una fórmula de analgésicos. La incapacidad suele ser entre cinco a siete días. La desaparición de los espermatozoides del semen se acostumbra ver a los tres meses del acto operatorio. Lo anterior debido a que este es el tiempo que tarda en expulsarse los últimos espermatozoides albergados en la porción proximal de los deferentes. Durante este período, el paciente debe obligatoriamente utilizar otro método de planificación con el objeto de no dejar embarazada a una mujer.

¿La vasectomía es segura?

La tasa de efectividad de este procedimiento, en manos entrenadas, es del 99,2%. Del mismo modo, la tasa de complicaciones es de menos del 1%. Puede verse sangrado, infección, necesidad de reintervención, drenaje de hematoma o recanalización. Afortunadamente son de muy baja frecuencia. Comparado con el mismo procedimiento en las mujeres (ligadura de trompas) suele tener menores complicaciones. Así mismo, dado lo sencillo de la cirugía, es menos dolorosa y el retorno a la actividad laboral es más pronta. Al cabo de doce semanas de haberse efectuado, el urólogo ordena un espermograma. Mediante este examen se comprueba el éxito del procedimiento.