Tratamiento efectivo para la Hematuria

La hematuria se define como la presencia de sangre en la orina. Afecta tanto a niños, mujeres y hombres de todas las edades, aunque es más frecuente luego de los cuarenta años de vida. Suele ser un evento que preocupa sobremanera al que lo presenta al ver que una mañana el retrete aparece teñido de rojo.

¿Está buscando una solución para la hematuria? Contáctenos




Hematuria: causas

La hematuria se divide en dos orígenes: por problemas al interior del tejido renal (hematuria glomerular) o por enfermedades del tracto urinario (hematuria urológica).

La hematuria de origen glomerular se produce por enfermedades que inflaman al glomérulo renal. El sistema inmune se activa contra éste y lo ataca. Se genera daño de su mecanismo que a su vez facilita sangrado y presencia de proteínas en la orina. Su causa más frecuente es glomerulonefritis.

Por otro lado, la hematuria urológica es causada por un daño estructural del tracto urinario. Dicha condición altera y perjudica la indemnidad del aparato urinario y de allí el sangrado. Las causas más frecuentes son: infección urinaria (niños), cistitis (mujeres), hiperplasia prostática (hombres). No obstante, también hidronefrosistumores renalestumores vesicalescálculos urinarios, malformaciones del tracto urinario y cáncer de próstata lo pueden producir.

Hematuria: evaluación

Un paciente con hematuria debe practicarse una series de estudios básicos: uroanálisis, creatinina, urocultivo e imágenes del tracto urinario. Sin olvidar que lo más importante es que sea evaluado por un médico urólogo o un nefrólogo. Una completa historia clínica y examen físico permiten establecer el diagnóstico de base. Se debe tomar la tensión arterial, evaluar la existencia de inflamaciones, palpar el abdomen y otras indagaciones médicas. En las mujeres se recomienda incluso hacer un sencillo examen genital. En los hombres es importante realizar el tacto rectal y examinar la próstata.

Hematuria: tratamiento

Una vez determinada la causa en la consulta médica, el urólogo o el nefrólogo harán una recomendación de tratamiento. En caso de que la hematuria sea de origen infeccioso, se hará un tratamiento antibiótico. Si se diagnostica un cálculo urinario, hiperplasia prostática, tumor renal, tumor vesical o hidronefrosis, pobablemente requiera cirugía. A su vez, de determinarse glomerulonefritis, el tratamiento será con una serie de medicamentos inmunomoduladores.

Hematuria: quién la trata?

Es una pregunta frecuente: quién debe tratar a un paciente con hematuria?. Tanto un urólogo como un nefrólogo pueden hacerlo, dependiendo de la causa de la misma. Los nefrólogos son los encargados del manejo de las enfermedades que afectan el tejido renal y, por tanto, son responsables del tratamiento de la glomerulonefritis. En cambio, el urólogo se responsabiliza de las enfermedades del tracto urinario, que suelen requerir un tratamiento quirúrgico. Por consiguiente, todo paciente con orina con sangre, antes de recibir un tratamiento, debe ser evaluado de manera completa y con ello establecer el diagnóstico respectivo.