Mitos y Hechos de la Testosterona Baja

Mitos y Hechos de la Testosterona Baja
5 (100%) 1 vote[s]

La testosterona es la hormona sexual que ayuda a los niños a convertirse en hombres. Durante la pubertad (en la adolescencia), la testosterona ayuda a los niños a desarrollar características masculinas como vello corporal y facial, voz más grave y fuerza muscular. Los hombres necesitan testosterona para producir esperma.

Usted puede tener baja testosterona si tiene los siguientes síntomas:

Disminución del deseo sexual
Actividades sexuales menos frecuentes
Menos erecciones y más débiles
Menos energía
Estado de ánimo deprimido
Menos masa y fuerza muscular
Más grasa corporal
Anemia (bajo contenido de hierro)
Pérdida de fuerza ósea
Si usted cree que puede tenerla, es importante que vea a un urólogo experimentado, quien la examinará y evaluará su historial médico. Un examen de sangre puede medir sus niveles de testosterona.

Mitos y hechos comunes
Mito: La testosterona baja es una parte normal del envejecimiento

Hecho: La testosterona baja puede desarrollarse a cualquier edad por varias razones. A medida que uno envejece, los testículos comienzan a producir menos testosterona de la que producían cuando uno era adolescente. Pero eso no significa que tengas baja testosterona.

Mito: La testosterona baja sólo afecta el deseo sexual del hombre

Hecho: Mientras que uno de los primeros signos de baja testosterona es la pérdida del deseo sexual, la baja testosterona puede estar relacionada con los cambios de humor, la fatiga, la baja energía y la falta de deseo de levantarse y hacer cosas.

Guía de la AUA
En abril de 2018, la Asociación Americana de Urología (AUA) publicó la primera guía clínica sobre el diagnóstico y manejo de la deficiencia de testosterona.

Una guía clínica es un documento desarrollado por un panel de expertos que revisa toda la información disponible para hacer recomendaciones. Estas recomendaciones ayudan a guiar a los proveedores de atención médica para optimizar la atención de los pacientes.

Una guía no es una regla absoluta o una manera inflexible de cuidar a un paciente. Esto se debe a que hay excepciones y casos especiales con respecto a lo que es mejor para el paciente individual.

Como parte de esta guía, el diagnóstico de testosterona baja debe hacerse sólo después de que se hayan realizado dos mediciones de testosterona total en ocasiones separadas y ambas se realicen de manera temprana por la mañana.
Esta guía recomienda que los hombres deben ser medidos cada 6-12 meses mientras están en terapia de testosterona.

La guía aconseja a los médicos clínicos que consideren la medición de la testosterona total en pacientes con antecedentes de anemia inexplicable, pérdida de densidad ósea, diabetes, exposición a quimioterapia, exposición a radiación testicular, VIH/SIDA, uso crónico de narcóticos, infertilidad masculina, disfunción hipofisaria y uso crónico de corticosteroides, incluso sin síntomas o signos asociados con la deficiencia de testosterona.

Si considera que tiene testosterona baja no dude en agendar una cita con un urólogo avalado por la Asociación Americana de Urología (AUA) como el Dr. Juan Pablo Moncada