Explicación de los cálculos renales

Explicación de los cálculos renales

Califica esta pagina

¿Sabía que aproximadamente el 10% de los colombianos sufren de cálculos renales en algún momento? Es correcto. 1 de cada 10 personas. Esas probabilidades son grandes si usted está jugando a la lotería, pero no son ideales cuando estamos hablando de una afección médica dolorosa. Primero,

¿qué son los cálculos renales? Si usted no ha tenido uno, es probable que conozca a alguien que lo haya tenido. Son depósitos duros de minerales y sales que se desarrollan en los riñones.

-Varían en tamaño de tan pequeño como un grano de sal a tan grande como una perla.

-Son bien conocidos porque causan dolor severo al ser expulsados.

¿Cuáles son las causas? Los cálculos renales son el resultado de una variedad de razones. La causa más común es la deshidratación. Si no está tomando suficiente agua, su orina está más concentrada. Cuando esto sucede, los minerales y sales que conducen a los cálculos renales tienen la oportunidad de acumularse en los riñones y a lo largo del tracto urinario.

Además, si alguien en su familia ha sufrido de cálculos renales, usted tiene más probabilidades de desarrollar uno. Otros factores que pueden aumentar su riesgo de desarrollar cálculos renales incluyen: dietas ricas en sodio, obesidad, trastornos metabólicos y ciertas afecciones médicas.

¿Cuáles son los síntomas? Los cálculos renales que permanecen en el riñón pueden causar un dolor agudo, sangre en la orina o, en algunos casos, ningún dolor o síntomas en absoluto. Sin embargo, cuando un cálculo renal se mueve desde el riñón, puede viajar hacia la vejiga a través del uréter (el conducto que pasa la orina del riñón a la vejiga). En estos casos, el cálculo renal a veces puede atascarse en el uréter y bloquear la vía que puede causar dolor intenso. Típicamente, el dolor de los cálculos renales comienza en la espalda y los costados, en algunos casos se irradia alrededor del abdomen y dentro de la ingle.

¿Qué hago si tengo uno? Llame al Doctor Moncada. Podemos hacer una cita para diagnosticarlo adecuadamente y explicarle las opciones para su caso individual. El tratamiento dependerá del tamaño y la ubicación de su cálculo. Algunos cálculos renales son lo suficientemente pequeños como para pasar en casa y no requieren intervención médica directa. El médico puede prescribir medicamentos para reducir el dolor y promover el paso del cálculo. Aunque es doloroso, el paso de un cálculo pequeño por lo general no causa daño duradero. Otros cálculos renales son demasiado grandes para que usted los expulse por sí solo, y en esas situaciones su caso puede requerir cirugía. Afortunadamente, en muchos casos, los especialistas como el Dr. Juan Pablo Moncada pueden intervenir de forma ambulatoria utilizando tratamientos mínimamente invasivos o endoscópicos. Es importante tener en cuenta que si usted tiene un cálculo obstructivo combinado con una infección del tracto urinario puede desarrollar fiebre, escalofríos y dolores en el cuerpo. Estos casos son emergencias médicas y usted no debe retrasar el tratamiento.

¿Cómo puedo prevenir una recurrencia? Desafortunadamente, si usted ha sufrido de un cálculo renal antes de tener un mayor riesgo de desarrollar otro. Sin embargo, su urólogo le puede ofrecer recomendaciones de estilo de vida que pueden ayudar a prevenir la recurrencia. Su médico determinará sus factores de riesgo individuales y le recomendará un plan que se adapte a sus necesidades. La hidratación es la principal manera de evitar el desarrollo de cálculos renales. Debido a que los volúmenes bajos de orina pueden ser un factor de riesgo para desarrollar cálculos, beber mucha agua es crucial para la prevención. Su médico también puede recomendarle que limite su consumo de alimentos que contengan oxalato dependiendo de la causa de su caso particular. Los cálculos renales son un dolor, literalmente. Pero afortunadamente son tratables. Llámenos para hacer una cita – el Urólogo Juan Pablo Moncada puede ayudarle en cada paso del camino.

 

Enlaces de interés: