El significado detrás del color de la orina

Califica esta pagina

El color de la orina puede cambiar por muchas razones. Estos pueden variar desde los alimentos que usted consume, hasta los medicamentos que toma y ciertas condiciones médicas.

Cuanta más agua beba, más clara se verá su orina.

Como regla general, es una buena señal para su salud cuando el color de su orina es un tono amarillo pálido o claro. La orina de color amarillo oscuro puede ser normal, pero podría significar que usted necesita más líquidos.

Cuando su orina aparece como un tono más oscuro de amarillo, o incluso marrón, podría ser una señal de que usted tiene un volumen de orina bajo. El bajo volumen de orina puede provenir de la deshidratación (pérdida de líquidos corporales) por el ejercicio intenso, el trabajo o la temperatura del lugar donde vive, o por no beber suficientes líquidos. Cuando el volumen de orina es bajo, la orina es concentrada y de color oscuro. Un factor de riesgo importante para los cálculos renales es el bajo volumen de orina constante. La orina de color ámbar o miel también puede significar que usted no está tomando suficiente agua.

¿Sabía que algunos alimentos pueden cambiar el color de la orina? Por ejemplo, las remolachas, las moras y el ruibarbo pueden volver la orina de color rojo o rosado. Comer grandes cantidades de habas puede causar orina de color marrón oscuro. Comer alimentos con mucho tinte puede llevar a que se presente orina de color azul o verde.

También existen algunos medicamentos que pueden cambiar el color de la orina, entre los que se incluyen:

El medicamento antiinflamatorio sulfasalazina (Azulfidine), fenazopiridina, algunos laxantes y ciertos medicamentos de quimioterapia podrían hacer que el color de su orina sea naranja.
El antidepresivo amitriptilina, el analgésico indometacina (Indocin, Tivorbex) y el anestésico propofol (Diprivan) pueden tornar la orina de color azul o verde.

Agende una cita de urología en Bogotá si observa un cambio en su orina que no parece estar relacionado con un nuevo medicamento o con una dieta reciente, especialmente si el cambio dura más de un día o más.