Cálculos renales: Síntomas y causas

Cálculos renales: Síntomas y causas
4.6 (92.73%) 11 vote[s]

Los cálculos renales, también conocidos como litiasis renal, pueden aparecer a cualquier edad. Algunas personas dicen que la eliminación de un cálculo renal es el dolor más fuerte y más intenso que se puede sentir, ¡mientras que otras personas pueden eliminar un cálculo renal sin darse cuenta! La diferencia radica en el tamaño, la composición y la ubicación de los cálculos. Usted quizá posee mayor riesgo de desarrollar cálculos renales que otras personas. El estilo de vida, el peso, los hábitos alimenticios y las características genéticas de una persona pueden marcar la diferencia. Los cálculos renales en mujeres no son tan comunes, y algunos cálculos renales que los niños poseen probablamente se forman a raíz de una condición subyacente, como hidronefrosis, que incrementa sus probabilidades de desarrollar cálculos.

Los cálculos renales se desarrollan en el tracto urinario, por la combinación de desechos minerales o materiales que se concentran en la orina más de lo normal. Cuando se acumula en la orina demasiado de una o varias sustancias, éstas se cristalizan en el riñón para formar pequeñas piedras. Las sustancias antes mencionadas pueden incluir calcio, oxalato, cistina, o ácido úrico.

Al principio, los cálculos se forman en el riñón y luego descienden por el uréter, la vejiga y la uretra. Si es lo suficientemente pequeño, el cálculo sale del cuerpo mediante la orina. Los cálculos renales grandes pueden alojarse en el tracto urinario y obstruir el flujo de orina. Eliminar cálculos renales puede ocasionarle dolor en la espalda, el abdomen, los flancos del abdomen y la ingle. Poseer un cálculo renal puede ser también extremadamente doloroso, especialmente si la piedra está obstaculizando su flujo de orina. Sin embargo, cuando los cálculos renales no son descubiertos o tratados desde el principio, se pueden crear problemas renales a largo plazo, incluyendo una enfermedad renal o una insuficiencia renal crónica.

Otros síntomas asociados a los cálculos renales incluyen fiebre, náuseas,  presencia de sangre en la orina, frecuencia al orinar e infecciones del tracto urinario. La elimincación de cálculos renales rápidamente es preferible, debido a la magnitud del dolor y otros problemas urinarios que pueden ser ocasionados. Sin embargo, puede que sea necesario el paso de algunas semanas para que usted obtenga el alivio deseado.

El urólogo en Bogotá Dr. Juan Pablo Moncada está calificado igualmente para el diagnóstico de otros síntomas de la próstata como la incontinencia urinaria, los problemas de erección y la  impotencia masculina. Poseemos del mismo modo amplia experiencia en el tratamiento de cáncer de testículo, cáncer de riñón, cáncer de vejiga y cáncer de próstata.

Los cálculos renales constituyen un problema que puede regresar si no se toman acciones preventivas. Una vez que usted ha recibido un diagnóstico de cálculos renales proveniente del urólogo en Bogotá Dr. Juan Pablo Moncada, debe seguir nuestros tratamientos de cálculos renales recomendados. La prevención de cálculos renales es la clave para evitar estos incómodos síntomas de cálculos renales  nuevamente. Existen muchos recursos de tratamiento de cálculos renales y procedimientos de extirpación  que pueden ser eficaces para tratar su condición.

Causas de los cálculos renales

Las causas de cálculos renales pueden ser determinadas a través la realización de algunas pruebas diagnósticas. Cuando haga una cita en nuestra oficina de urología en Bogotá, sus síntomas serán evaluados a través de la orina, la sangre y  las pruebas metabólicas para así entender lo que causa el desarrollo de cálculos renales en su cuerpo. A continuación, podemos identificar el tamaño y la ubicación de sus cálculos renales a través de un ultrasonido, unos rayos-X, una tomografía computarizada  o una orografía intravenosa.

Las causas de cálculos renales más comunes se atribuyen a los altos niveles de ciertas sustancias en la orina. La mayoría de los cálculos son de color marrón o de color amarillo, aunque algunos de nuestros pacientes tienen cálculos renales negros. El color depende de  los minerales que conforman los cálculos. La mayoría de los cálculos renales son cálculos renales de fosfato de calcio, mientras que otros se componen de sólo fosfato o simplemente oxalato de calcio. Los cálculos de estruvita se forman mediante infecciones del tracto urinario, mientras que los cálculos de cistina desarrollan a partir de una condición llamada cistinuria.

Conocer la composición de los cálculos renales es importante para entender las causas de los mismos. Una vez que un cálculo se ha eliminado, nuestros médicos realizarán un análisis de cálculo renal para identificar de qué material está hecho. También será capaz de saber si los cálculos renales se formaron como un resultado de una condición de hereditaria o genética , o una alimentación propicia para el desarrollo de los mismos. Además, nuestros médicos podrán prescribir ciertos medicamentos para aliviar el dolor ocasionado por cálculos renales, para ayudar a disolver los cálculos renales, o para impedir que ciertos tipos de cálculos renales se desarrollen en el futuro.

Aprender acerca de los cálculos renales y  sus causas puede ayudar a un paciente a realizar las consideraciones dietéticas adecuadas cada día. Los alimentos de cálculos renales a evitar son aquellos con la vitamina D agregada. Las personas con altos niveles de ácido en la orina deberán evitar alimentos con sodio y grasas animales  —tales como carne, aves y pescado— que pueden originar la formación de cálculos de oxalato de calcio y ácido úrico. Los médicos también pueden sugerir la ingesta de alimentos ricos en fibra.

 Las causas de cálculos renales tienen mucho que ver con la dieta. Es importante tomar vitaminas apropiadas y beber la cantidad adecuada de líquidos para evitar deshidratación, la principal causa de cálculos renales. En promedio usted debe beber dos litros de agua al día, más aún si suda mucho en el trabajo o al hacer ejercicio. El consumo de jugo de arándano  que aumenta el riesgo de cálculos de oxalato de calcio y ácido úrico. Sin embargo, el jugo de arándano también ayuda a prevenir infecciones del tracto urinario y puede reducir el riesgo de cálculos de estruvita y brushita.

Síntomas de los cálculos renales

Los síntomas de cálculos renales pueden ser leves o severos, dependiendo de la ubicación de las piedras, la cantidad de los cálculos, los tamaños y las formas de los mismos. El dolor de espalda renal es uno de los signos de cálculos renales. El paso del cálculo mientras se mueve a través del tracto urinario es la causa de dolor renal. También usted puede presentar un cólico renal, dolor que produce un espasmo de los uréteres debido a la presión de orina ejercida contra los cálculos renales y el uréter. La localización del dolor renal podría ser: dolor del lumbar derecho, dolor del lumbar izquierdo, dolor medio de la espalda o dolor abdominal. El dolor de cálculos renales puede variar en intensidad. Usted puede sentir un dolor renal agudo  e intermitente, un dolor renal sordo crónico, o un dolor renal severo que puede llegale a las rodillas. Sin embargo, usted no será capaz de distinguir si la sensación concuerda con el dolor renal o de espalda después de una lesión o un accidente que le haya ocurrido en la zona de la espalda. Cuando el dolor se acompaña de otros síntomas, es más probable que los cálculos renales estén presentes.

Los síntomas de cálculos renales también pueden incluir sangre en la orina o hematuria. Usted puede tener sangre microscópica en orina o sangre visible (hematuria macroscópica) que se observa al orinar. La hematuria indica que hay un sangrado en alguna parte de los riñones, la glándula de la próstata, la vejiga, los uréteres o la uretra.

Una de las causas de sangre en la orina es la forma en que el cálculo pasa por el tracto urinario. Los arterias del tracto urinario pueden irritarse o inflamarse. A veces los cálculos tienen bordes ásperos que pueden raspar a lo largo de las vías y causar  lesiones a órganos. Una infección de riñón o infección del tracto urinario, que puede ocurrir como el resultado de los cálculos renales, también se puede atribuir a la presencia de sangre en la orina.

Aumento en la micción frecuente es también uno de los síntomas de cálculos renales. Para algunos de nuestros pacientes, la sensación de “tener que ir urgente” sólo puede atribuirse a beber mucho líquido. Sin embargo, si la persona está orinando con frecuencia y tiene micción frecuente dolorosa, éstos pueden ser signos de cálculos renales que impiden el flujo de orina, o una infección en la vejiga o en otra área del tracto urinario.

Los síntomas de cálculos renales  son similares a síntomas de otras enfermedades urinarias. En hombres, la micción frecuente también podría significar problemas con la glándula de la próstata, como por ejemplo, una próstata agrandada. Otras causas de micción frecuente son diabetes y el uso de diuréticos. La micción frecuente de mujeres podría ser atribuida también al embarazo. Agende una cita de urología en Bogotá o Chía cuando cualquiera de estos síntomas aparezcan para que usted pueda ser diagnosticado y tratado adecuadamente.